Ser abuela en el siglo XXI - centro de investigación en estudios de la mujer
centro de investigación en estudios de la mujer
universidad de costa rica
Portada del sitio > Destacados > Ser abuela en el siglo XXI

Ser abuela en el siglo XXI

Versión para imprimir de este documento Versión imprimir

Martes 17 de abril de 2012, por Sylvia Mesa Peluffo


Hace dos meses me convertí en abuela por la primera vez, y hace dos semanas, por segunda vez. Ya estaba pensando que eso nunca iba a pasar, pero de pronto me veo con Nicolás y Luciana, que llegaron a darme una sensación de felicidad y de ternura diferente a cualquier cosa que haya conocido. Esto me lleva a preguntarme qué significa para mí, feminista, luchadora por los derechos de las mujeres, investigadora de la maternidad, defensora del derecho a decidir, la llegada de mi nieto y mi nieta.

Evidentemente, no pienso ser una abuela abnegada, que deja todo para cuidar a sus nietos, porque eso no me haría feliz. Todavía quiero seguir trabajando, hablando, escribiendo y por qué no, peleando para defender la idea revolucionaria de que las mujeres somos personas. Y creo que me queda mucho por hacer, para que Nicolás crezca en un mundo de trato igualitario respeto hacia las mujeres y donde Luciana no tenga que pelear como lo hicimos nosotras para recibir las mismas oportunidades que los chicos…un mundo donde la igualdad real no sea una utopía, sino que, como lo dice su nombre, sea real.

JPEG - 57.1 KB
Nicolás

Hace días alguien me comentaba que una amiga suya le contó que su nieta tenía en el kínder una actividad sobre las abuelas y los abuelos. La maestra había dicho que las niñas debían ir disfrazadas de abuelitas y los niños de abuelitos. Mi amiga le preguntó cómo era eso del disfraz y la niña le respondió “Vos sabés, tita, con enagua larga y moñito”. La abuela entonces preguntó “¿a vos te parece que yo soy así?” y la niña se rió.

A comienzos del siglo XXI, las abuelas no somos las mismas de los cuentos. Ya no usamos enaguas largas, ni moño, la mayoría no sabemos tejer, algunas cocinamos y otras no, muchas buscamos cuentos y música que apoyen a nuestros nietos y nietas en la inmensa aventura de descubrir el mundo, tratando que ese descubrimiento se resguarde, aunque sea un poco, de los estereotipos, porque esperamos que sean las mujeres y los hombres nuevos, capaces de construir sociedades justas e igualitarias. Por eso por eso no nos gusta darles escobitas a las chicas y armas a los niños y hacemos cosas revolucionarias, como regalarles carritos a ellas y muñecas ellos.

Muchas abuelas trabajamos fuera de la casa, aunque también dentro de ella, como todas las mujeres, usamos pantalones, salimos con nuestras amigas, tenemos nuestras propias opiniones, nuestros propios espacios y no asumimos como una obligación el cuidado de nuestras nietas y nietos.

Sí asumimos el disfrute, el amor, la ternura, la complicidad, y sobre todo, la esperanza de que tengan vidas más plenas y más fáciles que las que hemos tenido las mujeres y los hombres de nuestra generación.

Ser abuela es descubrir una nueva dimensión, es poder amar sin tener que “educar”, es decir, disfrutar, pero a la vez apoyar en la construcción de la curiosidad, del sentido de justicia, de la igualdad…¡¡¡Y yo que decía que no quería trabajar de abuela!!!

| | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0
Sede "Rodrigo Facio", Universidad de Costa Rica, de la Facultad de Derecho 400 metros al oeste, Barrio Dent. Tel.: (506) 2511-1953 | www.ciem.ucr.ac.cr | ciem@ucr.ac.cr